Drones espía: Qué es el Avispón Negro

Las cámaras y micrófonos son muy útiles para el espionaje cuando conocemos el entorno y las circunstancias en que va a tomarse la grabación. Algo muy diferente es cuando nos encontramos ante un terreno desconocido y la situación requiere algo más de distancia y discreción. En esa línea, los cuerpo de seguridad y defensa de diversos países han comenzado a utilizar drones para misiones de alto riesgo que ofrecen una dilatada panorámica reduciendo considerablemente el peligro de agentes y civiles. La inestimable ayuda de estos diminutos aparatos ha constituido una mejora para el campo de la inteligencia militar, donde la utilización ha sido ampliamente dilatada.

Drones: espías desde el cielo

localizador-gps-gv-500

localizador-gps-gv-500

La palabra dron hace referencia a naves de diversos tamaños que no son tripuladas. Estos vehículos han ido reduciendo su tamaño y ampliando su capacidad de vuelo, además de las prestaciones que ofrece la cámara que usualmente llevan incorporada. El dron es capitaneado por un piloto mediante un control remoto y recoge imágenes y audios con tal nitidez y potencia que actualmente constituyen una flota aérea de amplia utilidad.

Toda la información captada por el dron es enviada en tiempo real. Estos dispositivos hacen posible que se lleve a cabo labores de reconocimiento sobre terreno con un alto grado de peligrosidad para agentes y tropas militares, además de un alto coste de recursos, lo que actualmente ha llevado a estos diminutos aliados a estar a la cabeza en multitud de operativos. El más reciente se ha producido en Buenos Aires, donde se ha desmantelado una importante red de narcotráfico a manos del conocido como “Reynaldo el paraguayo” que operaba en el municipio bonaerense de González Catán. Gracias a la tarea de inteligencia efectuada en la zona haciendo uso de grabaciones de cámara oculta y tomas aéreas con drones se ha desbaratado la distribución de la droga incautada en el operativo de las fuerzas del orden.

Tipos de drones

Los drones pueden ser clasificados atendiendo a dos parámetros: según su uso, y según su alcance y  altura máximos. En la primera categoría, podemos determinar seis clases de drones: defensa, reconocimiento, combate, logística, investigación y desarrollo, y comerciales y civiles. Sin embargo, si prestamos atención a la segunda, distinguimos nueves clases que van desde alturas de seiscientos metros hasta cubrir la distancia existente entre la Tierra y la Luna, con alcance entre los dos kilómetros y los doscientos.

El dron de moda: El Avispón Negro

El modelo de dron que se encuentra de actualidad por su alta implicación en tareas de inteligencia militar en suelo afgano es el Black Hornet o Avispón negro. Con tan sólo diez centímetros de largo y dos y medio de ancho, este pequeño avispón ya ha colaborado en importantes misiones para el gobierno británico. Alcanza velocidades de hasta veinte kilómetros por hora y su peso ronda los dieciséis gramos. El operario, que se encuentra a maś de setecientos metros del dron, recibe información de inmediato acerca de la situación y posición geográfica de los objetivos de la misión a través del localizador GPS que incorpora el dispositivo. De esta manera la milicia puede determinar qué tipo de operativo desarrollar.

Drones espía. Otras aplicaciones

Los drones constituyen hoy en día una importante flota aliada en el ámbito militar y de defensa, pero sin duda se les puede sacar el máximo beneficio en labores civiles. Desde el cuidado medioambiental hasta el ámbito de la publicidad, la agricultura, la cartografía y la vigilancia de propiedades. Pero donde se ha experimentado un importante aumento de venta de drones es en el terreno del ocio. Fanáticos de la tecnología más puntera se han hecho con uno de estos vehículos no tripulados pero dirigidos a control remoto para recreo de pequeños de adultos.