pinkerton

Pinkerton. Agencia Nacional de Detectives

Si hay una agencia de detectives mundialmente conocida es la regentada por Allan Pinkerton. Con más de ciento cincuenta años de historia a sus espaldas, la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton ha resuelto casos y frustrado intentos de asesinato, ha dado captura a afamados delincuentes, proporcionado protección a personajes históricos y conseguido pruebas para castigar a maleantes. Pionera en su campo y un ejemplo a seguir, podemos repasar su historia y conocer sus repercusiones.

Una agencia de investigación histórica

Allan Pinkerton, británico de nacimiento, emigró a los Estados Unidos a la edad de 23 años. Empezó haciéndose tonelero, pero la investigación corría por sus venas ya que su padre era sargento de policía en Glasgow, su ciudad natal. Sus genes no tardaron en aflorar, y por casualidad un día se topó con un campamento aparentemente desierto pero en uso de un grupo de bandidos que azotaban Chicago, su hogar por aquel entonces. Rápidamente alertó a las autoridades y los malhechores fueron apresados gracias a su testimonio. En pago a su colaboración, y siendo notorias las dotes excepcionales del joven Pinkerton para la investigación, el sheriff le ofreció empleo en el cuartel general de la policía. Y así se metió de lleno en el día a día detectivesco.

Sus inicios en la investigación

A medida que crecía la población, la delincuencia también, y con todo ello la fama del nuevo detective de policía. Depuró el cuerpo localizador GPSdespidiendo a corruptos y contratando hombre honrados y capaces, realizando detenciones y atrapando asesinos. En 1850 creó la Pinkerton Western Police Agency, que más tarde sería la National Detective Agency. Se trataba de una empresa de ensueño cuyo código se leía: No aceptar sobornos ni transigir con delincuentes; asociarse con el organismo local responsable de hacer cumplir la ley; rechazar dinero de recompensa o casos que den lugar a escándalo; no aumentar los honorarios sin el conocimiento del cliente y mantenerle constantemente informado.

Notorios detectives

La Agencia adquirió notoriedad y prestigio por su alto índice de casos resueltos de manera eficaz y por introducir grandes avances que asentaron las bases de la investigación actual. Desde la contratación en 1856 de Kate Warne, la primera mujer detective reconocida en Estados Unidos, hasta la frustración de intento de asesinato del electo presidente Abraham Lincoln en 1861 y 1863. Se encargó de su seguridad personal durante la guerra civil americana y dio caza a John Reno, los hermanos Younger, la banda de los Dalton, o Butch Cassidy y su Grupo Salvaje. Fue espía del Gobierno de Estados Unidos hasta la creación del Federal Board of Investigation (FBI) de manos de J. Edgard Hoover en 1908. Sus hombres realizaron servicios desde agentes de seguridad hasta militares privados, y su logotipo se mantiene a día de hoy: un ojo abierto dobre el que puede leeerse la frase: Nosotros nunca dormimos. Actualmente, y desde 1999,  forma una división de la compañía de seguridad sueca Securitas AB, y posee oficinas en más de cien países de América del Norte y del Sur, Europa y Asia.

Innovación de tácticas detectivescas

La Agencia Nacional Pinkerton añadió muchas innovaciones en el arte de la investigación que aún se usan actualmente. Tácticas como el seguimiento, el rastreo o la creación de un personaje para infiltrarse e indagar desde cerca. Sentó las bases del trabajo de un buen sabueso que dieron lugar a las utilizadas hoy en día. Tanto es así que en el momento de la muerte de Pinkerton se estaba trabajando en una base de datos mediante la colección de fotos de archivo de criminales, noticias e informes de casos anteriores que ahora administra el FBI norteamericano. Es una agencia de prestigio notable que merece el reconocimiento de todos los dedicados a esta honrosa profesión: el detective.

Material espía real en la ficción

Material espía real presente en la ficción

Son numerosos los fanáticos del espionaje en la gran pantalla, en la televisión o en la literatura. Un ejemplo de ello es que la serie continuada de películas más larga de la historia del cine tenga como protagonista al agente encubierto más famoso: James Bond. Nacido en el papel pero llevado al séptimo arte, el agente 007 no es el único que ha triunfado en el género. Ejemplo de ello son el también investigador secreto Ethan Hunt y sus misiones imposibles, primero en televisión a finales de los sesenta y posteriormente en las taquillas. Como ellos, otros muchos nos han entretenido disparando nuestra adrenalina y nuestra envidia: lujos, mujeres y la última tecnología. Tanto inspira el género que algunos de los artefactos utilizados por nuestros intrépidos detectives son utilizados en la realidad por organismos y profesionales de la rama.

La CIA, imitando el material espía

En los años sesenta nace un espía un tanto torpe que permanece en la memoria de todos los seguidores del espionaje. Se trata del Superagente 86, una deliciosa mezcla entre el inspector Clouseau y James Bond, ambos personajes muy importantes en el entretenimiento de la época, que daría lugar a una película en 2008. Uno de los primeros artefactos copiados directamente de la ficción fue la famosa “Pistola cigarrillo”. La CIA diseñó esta discreta arma capaz de disparar una bala del calibre veintidós para su uso real en misiones de incógnito. El cigarrillo disparaba la bala por su parte posterior cuando el filtro se giraba tras haber removido un alfiler de seguridad. Y es que ya nos lo advierten las autoridades sanitarias: fumar puede matar.

Mentiras más que arriesgadasgrabadora telefónica

A principios de los noventa el director James Cameron saca una cinta de acción con grandes dosis de comedia: Mentiras Arriesgadas. El film, protagonizado por Arnold Schwarzenegger y Jamie Lee Curtis, cuenta la historia de un agente que mantiene alejado a su familia de su profesión con el fin de protegerlos. Pero la esposa encuentra su vida aburrida y su marido, al enterarse, finge ofrecerla una misión haciéndose pasar por un enigmático y desconocido espía. Dispositivos como micrófonos, distorsionadores de voz o grabadoras son elementos visibles en el metraje.

Una inspiración para DARPA

Las llamadas Misiones Imposibles nacen en plena Guerra Fría como consecuencia del marco histórico de la fecha de emisión del serial (1966-1973). Pero no fue hasta los años noventa que se recuperó la idea con una importante variación: el inicial grupo de cinco agentes trabajando en equipo pasa a ser uno solo, el agente Ethan Hunt. Desde entonces ha saildo a la luz cinco películas. La cuarta entrega inspiró a la agencia de investigación militar estadounidense DARPA para crear un modelo de guantes capaces de adherirse a múltiple superficies soportando un peso de trescientos kilos. Útiles sin duda a la hora de trepar paredes de edificios, como en la cinta. Pero no es el único objeto de la saga que ha dado lugar a un prototipo real: una empresa alemana está creando un traje magnético que permite levitar a quien lo lleva puesto.

La hermanación de Estados Unidos y Rusia

También en los sesenta se crea una serie de televisión acerca una poderosa organización en la que trabajan conjuntamente estadounidenses y rusos con un objetivo común: evitar que la malvada y peligrosa organización THRUSTH domine el mundo. El serial dio paso en 2014 al director de culto británico Guy Ritchie estrenara una película basada en ella. Tal es la importancia de la serie entre los seguidores del género que artefactos que se usaron están presentes en una exhibición de artículos de espionaje y contraespionaje de la Biblioteca presidencial Ronald Reagan. En el filme de Ritchie prima la estética retro, por lo que podemos ver sobre todo elementos menos asombrosos y más usuales, como audífonos o micrófonos ocultos entre la ropa de la bella protagonista femenina Alicia Vikander.