Seguridad mundial ante pruebas nucleares

El diario nacional El Mundo, vía su plataforma web, nos acerca una noticia de sumo interés internacional. El consejo de la ONU se reunirá esta semana para analizar la nueva prueba nuclear de Corea del Norte. Esto sucede a puerta cerrada. También ocurrió la pasada semana, cuando se dio otra comparecencia después de un ensayo anterior con misiles en ese país. Se tomarán decisiones en torno al modo de proceder frente a esta amenaza a la seguridad. Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU, declarará para los medios posteriormente a la resolución. Ya previamente el máximo órgano decisorio de la ONU declaró condenar firmemente el ensayo anterior. Asimismo, instó a Pyongyang a no proseguir con la violación de las resoluciones de la Organización. Actualmente, varios países se presentan abiertamente en contra de la actuación de Corea del Norte.

Asia aboga por la seguridad

Los países vecinos más inmediatos de Corea del Norte son Corea del Sur y China. La primera de las dos naciones monocular-nocturnocondena enérgicamente la prueba nuclear. Así lo afirma su presidenta Park Geun-hye. Entienden este acto como un “desafío contra la comunidad internacional”. El país buscará imponer sanciones más fuertes a su vecina del norte. Asegura que se debe recurrir a todos los medios posibles para obligarle a renunciar al desarrollo de armas nucleares. Por su parte, China ha expresa también una firme oposición a la quinta prueba nuclear de su aliado. La nación activó la respuesta de emergencia por radiación tras el movimiento sísmico indicativo del test nuclear. Asunto Exteriores declara una “oposición contundente”, exponiendo un firme propósito de desnuclearización de la península norcoreana. Tras las pruebas nucleares, China ha enfriado sus relaciones con Corea del Norte llegando a secundar las sanciones impuestas.

Japón y EEUU en contra

Dos grandes países como son Japón y EEUU también se proclaman en contra. El país nipón tilda de “grave amenaza” las pruebas realizadas por el régimen de Pyongyang. “No podemos aceptar esta prueba, ni los 21 lanzamientos de misiles hechos este año”, sentencia Shinzo Abe, primer ministro nipón. El hecho de que Corea del Norte aumente su capacidad y desarrollo en armamento nuclear amenaza la seguridad. Tras la cuarta prueba nuclear y el lanzamiento de un cohete con tecnología de misiles balísticos se impusieron duras sanciones. Ahora, Japón pide que se cumplan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU. EEUU espera “serias consecuencias” del ensayo nuclear coreano. Obama calificó de provocación la prueba y reitera el compromiso del país con sus aliados asiáticos y mundiales. El presidente mantuvo conversaciones con la presidenta surcoreana y el primer ministro nipón. EEUU mantendrá consultas con sus aliados y socios de momento.

La OTAN denuncia la violación

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, califica el acto como muy preocupante. A través de un comunicado infiere que el ensayo nuclear supone una provocación Además, es “una violación de resoluciones vinculantes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas”. Asimismo, ha pedido a Corea del Norte que se abstenga de amenazas que incrementen tensiones y atenten contra la seguridad. El Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, ha denominado como clara violación la prueba. Añade que es “preocupante y lamentable”.

La ONU mediará

El secretario general del Consejo de Seguridad de la ONU, Yukiya Amano, también ha hecho llegar un comunicado. En él, ha urgido rotundamente a Corea del Norte a que aplique todas las resoluciones del organismo que regenta y del OIEA. Cuando la seguridad mundial se tambalea a causa de pruebas nucleares, se debe instar a desistir. La ONU es el principal organismo que puede hacer retroceder el avance y las continuas amenazas del régimen de Pyongyang.