Espionaje estadounidense en Moscú

La gran potencia actual, EEUU, también se encuentra a la cabeza del espionaje mundial. No es un secreto que el gobierno estadounidense dedica millones de dólares a esta labor. Pero los recursos destinados a dicha tarea en Rusia habían menguado. Esto se debe al cambio de prioridades de los norteamericanos. Washington centró la atención de los servicios de inteligencia en la lucha contra el terrorismo. El Observador informa de que el espionaje estadounidense se centrará en mayor grado del actual en Moscú. La escala es ahora mayor que en cualquier momento desde el final de la guerra fría. Funcionarios del país norteamericano dijeron que, debido a la atrofiada labor de espionaje en Rusia, fueron tomados por sorpresa. La anexión de Crimea, la intervención rusa en la guerra en Siria y los presuntos ataques cibernéticos son sólo ejemplos. Mientras, Vladimir Putin busca reafirmar al país que preside como una potencia mundial.

Una lucha de espionaje

Las grandes agencias norteamericanas de inteligencia están “poniéndose en marcha a lo grande” con Rusia. Así lo afirmó un alto

camara-de-caza-gsm

camara-de-caza-gsm

funcionario de inteligencia. El terrorismo sigue siendo la principal preocupación para los servicios, pero el país euroasiático sigue escalando posiciones. Recientes directivas de la Casa Blanca y la Dirección de Inteligencia Nacional han puesto a Moscú en sus prioridades. Esto ocurre por primera vez desde que la Unión Soviética colapsara. La intensificación de la actividad de espionaje forma parte de una renovación de la histórica competencia entre EEUU y Rusia. Las tensiones surgidas han trastocado casi todos los aspectos en los que las dos naciones se relacionaban. El hackeo del Comité Nacional Demócrata aumentó los temores de que Putin esté intentando influir en el resultado de la carrera presidencial. Al parecer, el presidente ruso prefiere al bando republicano a cargo de la Casa Blanca, con Donald Trump a la cabeza.

Tensión entre presidentes

Washington se ha esforzado en las negociaciones con Rusia por el alto en fuego en Siria. Esta acción de Obama dividió la administración estadounidense, y sirvió como reconocimiento de uno de los principales objetivos rusos. Éste no es otro que el poder de influir en cualquier decisión relativa a Siria. Las tensiones entre las potencias se acrecientan. Muestra de ello han sido los incesantes pulsos de miradas entre Obama y Putin en una reciente cumbre en China. EEUU ha destacado que la CIA no tiene intenciones de volver a una guerra fría. Una afirmación que pierde fuerza tras saberse que el porcentaje del presupuesto dedicado al espionaje en Rusia ha aumentado. A menudo dedicaban el 40% del personal y recursos en aquellos años para el seguimiento de la URSS. Recientemente EEUU estaba dedicando un 10%, cifra que ha aumentado en los dos últimos años a raíz de los conflictos surgidos.

Críticas en EEUU

Algunos críticos opinan que los servicios de inteligencia de EEUU han tardado en responder a las provocaciones de Rusia. “Falta comprensión en los planes e intenciones de Putin”, sentenció Devin Nunes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara. El director de Inteligencia Nacional, James Clapper Jr, dijo del líder ruso que era “impulsivo y oportunista”. No se guía por objetivos estratégicos consistentes, lo que desorienta a los analistas de la inteligencia estadounidense. Ex funcionarios de la nación norteamericano que participaron en operaciones en Rusia discreparon. Afirmaron que las motivaciones de Putin son claras Desde recuperar la posición de su país como rival global de EEUU, hasta desestabilizar los gobiernos occidentales. Todos ello poniendo a prueba a sus contrarios provocándoles hasta obtener respuesta.

El espionaje digital sobresaliente

Si bien Rusia ha protagonizado hazañas cibernéticas recientes contra EEUU, no alcanza el nivel de éste en espionaje digital. EEUU mantiene algunas de sus capacidades más sofisticadas destinadas a Moscú. Algunos archivos filtrados presentan a Rusia a la par que China y Corea del Norte como prioridad de la inteligencia. Estos documentos fueron cedidos por Snowden en su particular lucha en pos de la privacidad y la seguridad. Trabajadores de la inteligencia norteamericana dijeron que las aptitudes espía rusas en la red son inferiores a las de Washington. Aún así, la reconstrucción de las labores de espionaje en Moscú llevará tiempo. Para ello, Cámaras de senadores y diputados dirigen decenas de millones de dólares adicionales. El Congreso aprobó este presupuesto el año pasado.