pinganillo espía vip

Aprobar el teórico usando un pinganillo espía

El carnet de conducir consta de dos pruebas, un examen teórico y un examen práctico, ambas realizadas en dicho orden. Los nervios y la falta de estudio son los dos factores decisivos para aprobar la primera de las pruebas, pero dos vecinos de Badalona, en la provincia de Barcelona, ofrecían una alternativa a todos aquellos que estuvieran dispuestos a pagar 2.000 euros por aprobar la prueba: chivar las respuestas por el pinganillo. La Vanguardia y el periódico digital Almería 360 nos acercan los hechos que han destapado este delito contra la Administración Pública.

Comunicación mediante pinganillo

La pasada semana, en uno de los centros de educación secundaria de la localidad almeriense de Albox donde se estaban realizando las pruebas teóricas para la obtención del permiso de conducción del tipo B, una persona fue sorprendida con un pinganillo auricular y una antena receptora adosada a su cuerpo y a un terminal móvil. El individuo retransmitía las preguntas a través del teléfono intervenido al exterior, donde dos personas las recibían y le chivaban la respuesta a través del auricular. Una vez los examinadores dieron parte de la irregularidad, agentes de la Guardia Civil rastrearon la zona con la intención de localizar a los sujetos que habían colaborado con el identificado. Encontraron a dos hombres dentro de un vehículo estacionado en las inmediaciones del centro examinador.

Articulación del delito

Con la llegada a las dependencias de la Guardia Civil de Albox de los tres sujetos, el examinado y los

kit pinganillo nano

kit pinganillo nano

colaboradores, los agentes consiguen averiguar como se perpetra el delito. El examinado se pone en contacto con los colaboradores mediante internet, donde ambos ofrecían un servicio de apoyo mediante el pinganillo durante el examen teórico del carnet de conducir del tipo B, asegurando el aprobado. La operación tan sólo costaría al que se examina 2.000 euros, que debía abonar al finalizar la prueba. La investigación del fraude contra la Administración Pública de Almería ha declarado como presuntos autores a dos vecinos de la ciudad de Badalona, en Barcelona. El delito de fraude llevará consigo una multa y una posible condena, según considere la justicia.

Uso del pinganillo en exámenes oficiales

No es la primera vez que se escucha una noticia referida al uso del pinganillo en exámenes oficiales de la Administración y el Estado. Ya son habituales este tipo de noticias a comienzos de veranos, durante las pruebas de acceso a la universidad, o durante el periodo de exámenes cuatrimestrales de los estudiantes de Grado. La plataforma Vice nos acerca una entrevista a un estudiante relativa al uso del famoso auricular para aprobar determinadas asignaturas que eran de una alta complicación. El precio oscila entre los 100 y 200 euros según el informador, un claro negocio para el colaborador, y un bajo coste contra las horas de esfuerzo y estudio que hubiera supuesto estudiar la materia. Aunque pensando la discreción del dispositivo y el no demasiado coste de la operación, es extraño que no se haga un uso masivo de este método para copiar en los tests, pero son muchos los que prefieren utilizar los métodos tradicionales.

Delito y fraude contra el Estado

El pinganillo es una opción que muchos estudiantes barajan presos de la vagancia o la desesperación. El problema se presenta cuando el uso del sistema de auriculares para chivar los contenidos constata un delito contra entidades públicas, como puede ser el caso de exámenes oficiales de conducción como el de Albox, o para las pruebas de oposiciones estatales. La utilización del auricular pinganillo en beneficio del individuo a fin de aprobar una prueba oficial constituye un fraude y por lo tanto la persona puede ser sentenciada a pagar una cuantía o incluso cumplir condena, aunque en raras ocasiones se llega a este extremo.